Destacadas:

Tanium señala brecha de protección cibernética en colaboradores remotos

 

Tanium señala que desde principios de 2020, se ha producido una aceleración del delito cibernético a medida que los delincuentes han adaptado sus tácticas en respuesta a la pandemia. Con más empleados trabajando desde casa, las protecciones tradicionales en las que las empresas han confiado se han quedado cortas, como los sistemas de detección y protección contra intrusiones, firewalls de nivel empresarial, sistemas de protección contra pérdida de datos, escaneo de vulnerabilidades y administración de parches y una red segura.

Dado que los empleados que trabajan desde casa sin el mismo nivel de seguridad con el que contaban en la oficina, son más vulnerables a los piratas informáticos. Los ciberdelincuentes aprovechan esto y están invirtiendo más tiempo en la llamada Kill Chain cibernética (Cadena de Muerte cibernetica), que plantea importantes amenazas para la seguridad empresarial.

Tanium afirma que en muchos casos, los atacantes aprovechan el miedo mediante el uso de señuelos COVID-19. Como es el envío de correos electrónicos de phishing vinculados a información pandémica falsa, como invitaciones a vacunas. Con muy pocas organizaciones prestando atención a este cambio de comportamiento, los ciberdelincuentes pueden atravesar fácilmente sus sistemas de defensa, que a menudo son escasos tanto en tiempo como en recursos.

Bajo este nuevo paradigma, las empresas deben reconsiderar las vulnerabilidades de seguridad que este modelo de fuerza laboral podría enfrentar, ya que la difuminación de las líneas entre el hogar y el trabajo está creando un nuevo panorama de desafíos de ciberseguridad en el que las organizaciones deben estar preparadas para enfrentarlo adecuadamente.

La primera etapa de la Kill Chain cibernética es el reconocimiento, donde los ciberdelincuentes observan sus objetivos, acción en la que se observa dedican más tiempo que nunca antes de enviar malware. Los ciberdelincuentes perfilan a las personas a las que se dirigen, ya que con este esfuerzo de personalización, es más probable que se engañe a los objetivos, además de que este espionaje actualmente está respaldado por la actividad en las redes sociales y la ctualizaciones de datos, como listas de LinkedIn, que pueden ayudar a elegir a las víctimas.

Tanium alerta que este nivel de personalización no solo está reservado para las personas, si no que los atacantes también son más intencionales cuando se dirigen a organizaciones. Recientemente, se observa una serie de empresas de atención médica e instituciones educativas convertirse en foco de ataques de ransomware, por ejemplo.

“Al fijar su mirada en una organización, es más probable que los ciberdelincuentes se dirijan a personas en posiciones directivas, tomadoras de decisión o personas cercanas a ellos. Los atacantes actuales utilizan la suplantación de identidad para comprometer los edpoints de las personas en el hogar y recopilan las credenciales de los empleados. Después, esperan pacientemente a que se vuelvan a conectar a través de la VPN para acceder al entorno. Este enfoque permite a los piratas informáticos aparecer como un usuario normal”, señaló Chris Vaughan, AVP de Gestión Técnica de Cuentas, EMEA de Tanium.