Complementos:

Kingston propone High-Endurance microSD para videovigilancia en el hogar

 

Hoy en día, la seguridad de las personas es un tema prioritario al que se le da relevancia en la oficina, en un lugar público, el hogar o en las calles. Por ello, Kingston sugiere el uso de una tarjeta microSD de calidad que grabe de forma correcta y que mantenga a salvo la información para poder acceder a ella en caso de que así se requiera.

De acuerdo con el fabricante, la tarjeta ideal para una cámara de vigilancia en el hogar es la High-Endurance microSD, diseñada para dispositivos que requieren una alta capacidad de escritura intensiva y de un uso en condiciones adversas por lo que es lo suficientemente resistente para trabajar a temperaturas extremas, golpes, agua y rayos x (2). Asimismo, permite grabar y reproducir el contenido en HD1080p y cumple con estándares de alta calidad y velocidad.

Además de las características mencionadas, la tarjeta microSD Kingston ofrece la confiabilidad y calidad que se requieren para el buen funcionamiento de los dispositivos en los que se usan.

Una vez que sabes cuál es la tarjeta que se necesita, es importante que verificar la capacidad de la microSD porque la cámara grabará contenido por largos periodos de tiempo y es importante que se grabe sin interrupciones y que las imágenes sean nítidas. Por ello, Kingston recomienda tener una de al menos 64GB si es que la cámara lo soporta, pues con una tarjeta de esta capacidad podrás grabar contenido por al menos una semana de corrido.

Otro elemento que debe determinar la compra es la velocidad de lectura y escritura. Debemos entender que la información grabada por las cámaras de vigilancia es muy rápida por lo que se requiere que la tarjeta microSD trabaje al mismo ritmo, grabando la información a la misma velocidad que es proveída y sin ninguna interrupción. Las últimas tarjetas microSD ofrecen un mayor almacenamiento que permite grabaciones de video más largas por lo que son perfectas para las cámaras de seguridad de uso continuo.

Por último, no hay que olvidar la durabilidad. Es lógico que las cámaras que están grabando continuamente necesitan una tarjeta de memoria que pueda soportar el uso 24/7. Del mismo modo, las cámaras ubicadas al aire libre necesitan tarjetas de memoria que puedan soportar temperaturas extremas, ambientes húmedos y fuertes vientos.