Consumo:

Incrementa el uso de tarjetas sin contacto y pagos CNP

 

Las tarjetas sin contacto son convenientes y prácticas, pero ¿son seguras? Vesta da a conocer los peligros de las tarjetas sin contacto, de los pagos con tarjeta no presente (CNP, por sus siglas en inglés), y cómo puedes proteger tu negocio.

Durante la pandemia de COVID-19, el fraude con tarjetas de crédito y débito se ha disparado. Tan sólo en Estados Unidos, Fidelity National Information Services informaba, en abril de 2020, un aumento del 35% interanual en los volúmenes de transacciones fraudulentas.

Todos los servicios y establecimientos están trabajando para disminuir el contacto durante la pandemia. Las tarjetas de crédito y débito sin contacto ayudan a lograr este objetivo. Sin embargo, existen peligros inherentes a las tarjetas sin contacto y al uso de pagos CNP.

Las tarjetas de débito, crédito y tarjetas inteligentes para compras sin contacto tienen un chip RFID de radio (identificación de frecuencia) incrustado. Esto proporciona comunicación inalámbrica mediante acoplamiento electromagnético o electrostático para identificar la tarjeta. Cuando la tarjeta está cerca de la terminal del punto de venta, la RFID envía un código de un solo uso. Esto no proporciona ningún detalle de la cuenta. Utiliza un código nuevo cada vez que compras algo. Las transacciones CNP representan otro tipo de compra sin contacto. Esto significa que la empresa no ve físicamente la tarjeta de crédito o débito. Por lo tanto, la empresa no puede comparar la tarjeta con una segunda forma de identificación, como una licencia de conducir.

Durante la pandemia, las compras a través de Internet, conocidas como comercio electrónico, han aumentado. En mayo de 2020 el gasto en línea alcanzó los $82.5 mil millones de dólares en EU, lo que representa un aumento de 77% año tras año. Para las empresas el mayor riesgo radica en los pagos CNP, pues tienen pruebas menos sólidas de que el pago es válido y esto aumenta su exposición al fraude.

De acuerdo con The Nilson Report (enero 2021), los emisores, comerciantes y adquirentes que procesan pagos con tarjeta de sus clientes gastan mucho para protegerse del fraude de tarjeta no presente, que representa 54% de todas las pérdidas por fraude a pesar de que las compras de CNP representan menos del 15% de todas las ventas facturadas a tarjetas.

Pueden ocurrir falsos positivos en el procesamiento de tarjetas de crédito CNP; esto significa que se activa una sospecha de fraude y se rechaza la transacción por error. Las empresas de tarjetas utilizan sistemas automatizados de detección de fraudes basados en las actividades y los patrones de los usuarios. Esto puede causar el bloqueo de la cuenta y aumentar la insatisfacción del cliente.

Soluciones de protección contra fraudes para comercio electrónico
La prevención del fraude en el procesamiento de pagos es el objetivo final. Sin embargo, esto puede aumentar tus gastos para combatir el fraude y las medidas adoptadas también pueden ahuyentar a los clientes legítimos.

La aplicación de prácticas de “Conozca a su cliente” (Know Your Customer, por sus siglas en inglés, KYC) al abrir cuentas ayuda a combatir el fraude. Los procedimientos de KYC crean importantes puntos de control para garantizar que se trata de una identidad del mundo real. Esto filtra y detecta identidades sintéticas.

La seguridad de Europay, MasterCard y Visa, por ejemplo, reduce el riesgo de fraude y el uso de tarjetas falsificadas. Claro, esto funciona mejor con transacciones con tarjeta presente y su éxito es más limitado con las ventas de CNP. Asimismo, los sistemas de pago sin cifrado dejan los datos de pago más accesibles para los ladrones.

Algunas protecciones de pago de procesamiento de tarjetas de crédito ahora utilizan métodos de aprendizaje automático. Esto aumenta la detección de fraudes con tarjetas de crédito en transacciones en línea, pues el sistema analiza los detalles de compra de los clientes anteriores y crea un perfil de patrón de comportamiento.

Una estrategia de ventana deslizante clasifica a los titulares de tarjetas en grupos según sus patrones de comportamiento. Esto permite la detección rápida de patrones de transacciones fraudulentas. Al mismo tiempo, la observación continua del comportamiento del cliente agrega más datos para aumentar la precisión.

A medida que aumentan las transacciones de comercio electrónico y sin contacto, las empresas deben mantenerse a la vanguardia, por lo que resulta indispensable comprender los peligros y alcances de las tarjetas sin contacto o las ventas con tarjeta no presente.