Videovigilancia:

Hikvision destaca el uso de cámaras antiexplosivas para el sector industrial mexicano

 

Hoy en día, en la mayoría de las industrias y en muchos de sus procesos productivos, puede existir la posibilidad de que se forme una atmósfera explosiva, las cuales están presentes en la mayoría de procesos de fabricación y transformación.

En sitios donde hay gases combustibles, productos químicos, polvos u otros materiales inflamables, los incendios y las explosiones suponen un riesgo constante. Esto significa que las empresas que trabajan con materiales inflamables no solo necesitan asegurarse de que los empleados trabajen de forma segura y utilicen el equipo de protección adecuado, también necesitan equipos eléctricos y de otro tipo que sean seguros y que no generen chispas ni llamas que puedan provocar una explosión.

Lamentablemente, con las soluciones de seguridad tradicionales, y las cámaras CCTV en particular, esto no es posible. La cubierta de plástico de la mayoría de los productos significa que las chispas y las llamas provocadas por un corto circuito u otra falla en el dispositivo, pueden entrar rápidamente en contacto con la atmósfera o con el equipo cercano.
Si bien no siempre es posible controlar la presencia de gases o materiales inflamables en su entorno, se puede controlar la fuente de combustión con equipos de seguridad antiexplosivos, como las cámaras. Este tipo de cámaras no son necesariamente capaces de sobrevivir a una explosión o un incendio de grandes proporciones, pero pueden garantizar que ninguna chispa o llama que se origine en el propio dispositivo cause daños mayores al encender gases en el medio ambiente, o materiales inflamables u otros equipos cercanos, por ejemplo.

Características principales de las cámaras de seguridad antiexplosivas
Para garantizar que las chispas o llamas originadas en el dispositivo nunca provoquen incendios ni explosiones, las cámaras y otros dispositivos de seguridad deben “endurecerse” de formas específicas. Estas incluyen:

1) Uso de materiales a prueba de explosiones en la cubierta exterior del producto: Las principales cámaras antiexplosivas utilizan materiales “a prueba de explosiones” para garantizar que las chispas y las llamas no enciendan ni la atmósfera ni los equipos cercanos. Esto significa que el dispositivo está completamente cubierto por una capa adicional de acero inoxidable de hasta 3,5 milímetros de grosor, por lo general. Con este grosor de acero, los fabricantes pueden garantizar que sus dispositivos soporten hasta 1,5 veces la presión encontrada en el núcleo de una explosión.

2) Incorporación de principios y estructuras de diseño a prueba de explosiones: Mediante el uso de un diseño cilíndrico a prueba de llamas dentro de la cubierta del producto de acero inoxidable, el gas explosivo interno puede guiarse hacia un conducto, de manera que las chispas y las llamas nunca entren en contacto con el medio ambiente. En otras palabras, un incendio que se inicia dentro de la cámara por motivos eléctricos o de otro tipo no podrá atravesar la cubierta, lo que garantiza que el fuego nunca se extienda desde la cámara a otro equipo u otras zonas del sitio.
Si opera en un entorno peligroso o trabaja con materiales potencialmente peligrosos o inflamables, las cámaras antiexplosivas pueden ayudar a aumentar su nivel de salud y seguridad minimizando el riesgo de incendios y explosiones.

Con una carcasa exterior de acero inoxidable extra grueso, las cámaras antiexplosivas de Hikvision evitan que las chispas y las llamas provoquen una explosión o un incendio. Como beneficio adicional, la firma incorporó tecnología IA en las cámaras para reconocer prácticas o comportamientos de trabajo potencialmente peligrosos, como el uso indebido de cascos, y para activar alarmas inmediatamente al equipo de seguridad si las personas o los activos están en riesgo.

La gama de cámaras antiexplosivas incluye las cámaras tipo bala, domo y PTZ que incorporan la tecnología Darkfighter de Hikvision para obtener imágenes de excelente calidad en condiciones de baja iluminación. También ofrecen, como norma, encriptación de información de extremo a extremo para datos de video, con protección anticorrosión y contra rayos.

Certificaciones “a prueba de explosiones” de Hikvision
Las cámaras antiexplosivas han logrado una larga lista de acreditaciones y certificaciones, tanto para explosiones causadas por gases como por polvo inflamable y otros elementos. Estas soluciones están certificadas según los estándares de la industria ATEX, IECEx, y UL 60079, que garantizan su uso en la mayoría de las zonas peligrosas que están sujetas a rigurosos requisitos. En concreto, el IECEx es un sistema de certificación altamente reconocido operado por la Comisión Electrotécnica Internacional (CEI, por sus siglas en inglés) para el acceso a los mercados internacionales, mientras que la Directiva ATEX se aplica en la Unión Europea para equipos destinados a ser utilizados en atmósferas potencialmente explosivas. UL 60079, emitido por Underwriters Laboratories, es un estándar de prueba regulado por NEC 505, que se utiliza en Norteamérica para equipos eléctricos en atmósferas explosivas.