Videovigilancia:

Dahua destaca el uso de cámaras corporales para vigilar el cumplimiento apegado al debido proceso en actividades policiacas

 

Dahua Technology expone que el uso de cámaras corporales por parte de las instituciones policiacas se ha convertido en una herramienta importante para vigilar que la ejecución de procedimientos legales se apegue a los lineamientos que marcan las leyes, incluyendo el conjunto de formalidades denominado ‘debido proceso’, que entre otras cosas insta a las autoridades a cumplir sus funciones de forma objetiva protegiendo la dignidad y defendiendo los derechos humanos de las personas.

La línea Body Worn Camera de Dahua permite grabar video de alta definición en formato 2K y audio en tiempo real con solo presionar un botón. La grabación del video se puede realizar incluso en condiciones de poca luz gracias a su iluminador infrarrojo que permite captar imágenes a una distancia de hasta 10 metros. Tanto la información del video como del GPS puede ser transmitida en tiempo real mediante redes 3G, 4G y WiFi. Además, a través de Dahua Mobile Center, una plataforma de gestión de dispositivos móviles se puede acceder al video en tiempo real y gestionar los dispositivos de un grupo para permitir la comunicación y envío de mensajes.

“Con estos dispositivos las corporaciones policiales no solo brindarán mayor transparencia de sus actividades, sino podrán tener evidencia de las problemáticas que atañen el desempeño de su labor. Por ejemplo, al realizar la vigilancia durante una manifestación, se puede tener evidencia en video de posibles actos vandálicos en contra de los policías y viceversa, hacia los ciudadanos”, explicó Rodrigo Escamilla, Gerente de Desarrollo de Negocios en Dahua Technology México.

Con ayuda del registro en video o su visualización en tiempo real, sería posible incrementar la seguridad hacia los ciudadanos garantizándoles un trato digno, seguro y apegado a derecho. Al mismo tiempo permitiría ayudar a las instituciones a vigilar el comportamiento de los elementos policiacos, y se podría convertir en un recurso que deslinde responsabilidades cuando exista duda si se llevaron a cabo los protocolos adecuados para realizar las diligencias de orden penal, civil o administrativo.