Empresarial

Bancos en la mira: el cambiante panorama de amenazas en el sector financiero

Hillstone Networks considera que los desafíos de ciberseguridad bancaria están aumentando a medida que estas instituciones se enfrentan al complejo panorama de las finanzas modernas.

ciberseguridad

Los bancos siempre han estado en la cima de los ataques selectivos por parte de los cibercriminales, debido a que ahí es donde está el dinero. Según IBM Security, el sector de servicios financieros tiene el dudoso honor de tener el segundo costo promedio más alto de filtración de datos, solo detrás del sector de la salud. Los costos asociados con tales filtraciones no son sólo financieros; se extienden al daño a la reputación y las repercusiones legales. Las tendencias recientes indican que los ataques se están volviendo más sofisticados, en particular a través de aplicaciones web y ataques de denegación de servicio distribuido (DDoS).

Si bien el sector bancario puede enfrentar menos ataques de ransomware que otras industrias, la gravedad y la complejidad de estos ataques están aumentando, lo que exige medidas de seguridad sólidas para mitigar estos riesgos.

La evolución de la infraestructura bancaria
Con la llegada de la computación en la nube, la banca móvil y las mejoras en la banca regional, los bancos están innovando agresivamente. Esta transformación es crucial para ofrecer servicios bancarios en cualquier momento y en cualquier lugar, pero también amplía la superficie de ataque para los cibercriminales.

Para afrontar los desafíos de ciberseguridad de la banca es necesario centrarse en el cumplimiento normativo. Los marcos normativos como el RGPD en Europa y la GLBA en Estados Unidos establecen normas estrictas de protección de datos que los bancos deben cumplir.

Estas leyes no solo obligan a estas instituciones a mejorar las medidas de seguridad, sino también a adoptar un enfoque integral que incluya gobernanza, gestión de riesgos y una rigurosa capacitación de los empleados. Al alinear sus estrategias de ciberseguridad con estas exigencias regulatorias, los bancos protegen eficazmente los datos de los clientes y refuerzan la confianza, lo que demuestra su dedicación a cumplir y superar estos desafíos esenciales de ciberseguridad.

Respecto a las amenazas cibernéticas, las más importantes se pueden resumir en:
Ataques a aplicaciones web: Las aplicaciones poco seguras son presa fácil de los cibercriminales. Es fundamental incorporar medidas de seguridad sólidas durante el ciclo de vida del desarrollo de software.

Ataques DDoS: Pueden paralizar las capacidades operativas de un banco, lo que hace que los mecanismos de defensa DDoS sean esenciales.

Amenazas internas: El cambio al trabajo remoto ha aumentado el potencial de amenazas internas, lo que requiere arquitecturas de confianza cero y soluciones sólidas de gestión de identidad y acceso.

Ante este panorama, la implementación de tecnologías avanzadas como firewalls de aplicaciones web (WAF) y algoritmos de aprendizaje automático (ML) pueden reforzar significativamente las defensas de un banco. Los WAF, por ejemplo, son esenciales para defenderse de las vulnerabilidades de las aplicaciones web y se pueden mejorar con ML para adaptarse a nuevas amenazas de forma dinámica.

Para el sector bancario Hillstone Networks ofrece soluciones integrales, haciendo hincapié en la integración de tecnologías avanzadas impulsadas por IA en todos los frentes, desde defensas perimetrales hasta protecciones internas y basadas en la nube. Sus soluciones, como los sistemas de detección y respuesta de red (NDR) impulsados por IA, brindan un enfoque sofisticado para detectar y mitigar amenazas en tiempo real.

El aumento de las amenazas cibernéticas contra el sector bancario hace imperativo que las instituciones financieras fortalezcan continuamente sus defensas de ciberseguridad. A medida que los bancos evolucionan, también deben hacerlo sus enfoques de seguridad.

Artículos relacionados: